Un cambio de ambiente

Hoy es 25 de agosto, son las 4:40 am (fecha en que escribí esta entrada). Ayer estuve ocupado con muchas cosas (necesarias e importantes) y no tomé el tiempo de sentarme a escribirte; ahora lo hago.

Una de las cosas que sí pude hacer (y siempre lo disfruto demasiado) fue dar una caminata por el parque, cerca del camino que recorre el río (esto me recuerda un verso de Horacio Quiroga, del cual Borges hace mención en una conferencia sobre la poesía, que dice, «Un viento frío sopla del lado del río«). Esta vez (el río) no gozaba de la misma calma de siempre; había llovido toda la noche anterior y el río se veía enojado (la impresión que me causó me llevó a escribir este poema: ⇾ Crecida).

Sigue leyendo «Un cambio de ambiente»

La desdicha de un escritor

Llevo varios meses desayunando huevos revueltos. El colesterol lo tengo por las nubes, y los deseos de ganar en alguno de esos concursos literarios me han causado un espantoso insomnio.

Sueño, casi despierto, con que escribo cualquier cosa, cualquier estupidez arbitraria, y los pollitos (unos cinco o seis tiernos pollitos) me hacen “pío-pío” encima del papel; taladrando, en busca de yo no sé qué, encima de la mancha de mi grafito. Y no solo me fastidian duramente con su constante “pío-pío” (cosa que no me deja concentrarme), sino que dejan sus pequeños desperdicios a través de todo mi escritorio.

Llevo tres días sin poder dormir. Te escribo para que te enteres de mi estado crítico de salud, y para saber si me puedes ayudar. No sé si debas ayudarme con el asunto del colesterol, con lo del insomnio, con los pollitos; o tal vez con los gastos fúnebres.

Con este relato participé en el «PRIMER CONCURSO PARA MALOS ESCRITORES» (un microrrelato de 150 palabras). Del sitio web: Leer en la nube