Calla

Calla, que el silencio suele dar sabias lecciones.
Hablas demasiado. Escuchas muy poco.
Detente, observa, aprende;
la vida es muy corta y nosotros somos muy torpes.

¡Mira! Sí, levanta la mirada.
No es que te encierres en tu silencio;
es que te abras a lo que vale la pena escuchar.

¡Camina! Sí, sigue andando, aunque sea un poco.
No es que te detengas en el camino;
es que cierres la boca y prestes atención.

No estamos exentos de tropezar;
los tropiezos son de todos,
vienen incluidos en el paquete de la vida.
Pero el que hace silencio
aprende,
aunque sea un poco más con cada recaída.

¡Levántate! Sí, ya deja de quejarte.
Pero haz silencio, no quiero escucharte.
Presta oído, aprende, y adquiere sabiduría.

El Narrador

Después de haber entrado (dominado por cierta atracción), razoné que debí quedarme afuera. Para cuando tomé la decisión ya se había confundido mi orientación entre los opuestos. En ese instante me topé con la nada, o con el todo, no lo sé. Comencé a sentir que formaba parte de aquella aún reducida expansión; la cual aunque parecía limitada en espacio (pues estaba como ceñida a mi cuerpo), ocurría que con cada sonido que emitían mis cuerdas vocales, se expandía creando el lugar necesario para mis palabras; las que dejaban de ser mías en tanto abandonaban mi cuerpo, y pasaban a ser historias en las vidas de sus recipientes.