Crecida

Él era todo calma antes de aquella lluvia repentina;
un callado manantial.
Manso, una bestia en estado de reposo.

Ahora lo ves dominado por el enojo,
lleno de tanta fuerza y furia;
capaz de llevar consigo
todo cuanto cruce su camino.

Lo puedes escuchar rugir cual león.
Amenazando a todo ser
que intente traspasar sus revolcadas aguas,
ya oscurecidas por el agresivo recorrer
de su viejo camino
marcado con huellas extrañas.

¿Quién se atreve a invadir su territorio
mientras lo alimenta el gigante de la montaña?
Su torrente impetuoso, ¿quién lo mira sin sentir espanto?

Siento frío

Despierto y siento frío.
"La ventana tiene que estar abierta",
me dije.
Sí, está abierta,
pero es pleno verano.

Siento frío.
Esa sensación de invierno en los huesos.
Tengo la piel de gallina
y el sudor me invade la espalda: ¿Escalofríos?
¿Y qué cosa es esa?

Despierto, sí, vuelvo a despertar.
Parece que estuve soñando; o tal vez no.

Me pareció haber sentido frío.
"Tiene que ser el termostato",
me dije.
Cuando pienso esto, despierto.
Cuando despierto,
el invierno está adentro,
la ventana está abierta
y siento frío.

¿Y a quién preguntarle?
¿Qué sientes?

Despierto y aún siento frío.

¿Por qué desparramas tiempo escribiendo?

-Razones para escribir-

Hoy es 20 de agosto del 2021, son las 4:34 am. Me levanto, al menos durante la semana de trabajo, de a eso como a las 3:30 am para dedicar un rato a la escritura; pues a esa hora, después de poner música instrumental (tal vez Mozart o algo de Jazz) y después de varios tragos de café con leche (y algunas cucharadas de azúcar) me siento con la mente descansada y ágil para poner por escrito algunas ideas (ya sea ficción, no-ficción, poesía; o alguna especie de texto que diga algo de alguna manera que exprese lo que cruza mi mente), o continuar con algunas ideas ya comenzadas.

Sigue leyendo «¿Por qué desparramas tiempo escribiendo?»

Lluvia que no regresa

El mar es tiempo 
evaporado 
de una lluvia que vuelve a caer.

La lluvia es mar 
evaporado 
de un ciclo que se repite.

El río trae hasta el mar 
el agua blanca de la lluvia
que de las mismas nubes altas
la montaña recibe.

Aunque el agua que del río se derrama
en el amplio mar salado,
es la mismísima agua 
que siendo dulce se desboca
en el mar que abre sus fauces;

no así el tiempo
que ya no es tiempo sino pasado;
porque pasa y no regresa 
como la lluvia,
que al caer desde el río en el mar salado
se evapora y vuelve a ser 
aquella lluvia.


Enmarcados

Pedazos de un infinito enmarcados en una mirada.
Destellos vivos en un tiempo detenido.
Energía contenida, derramada
más allá de su límite aparente.

Reflejos del sueño de un alma;
espejos de una diminuta consciencia
que busca interpretar la sombra
de misterios que la intuición, el sentimiento
y lo inevitable le propician.